Para el propietario de un inmueble es muy fácil que le surjan dudas a la hora de ponerlo en alquiler, sobre todo el miedo a sufrir un impago o desperfectos por parte del inquilino. A pesar de todo, y para no desaprovechar la oportunidad de sacar la rentabilidad que puede proporcionar un alquiler, estas son las cosas que tienen que tener en cuenta los propietarios a la hora de alquilar un piso.

Encontrar el inquilino ideal

Para encontrar un inquilino ideal hay que tener en cuenta su solvencia económica, para ello, hay que solicitar alguna documentación, como el contrato laboral o las nóminas para conocer su estabilidad, así como referencias de otros propietarios y consultar los registros de morosos.

Realizar un inventario

Si se alquila el piso amueblado, habrá que hacer un inventario con todo lo que dejamos, y que una vez comprobado por el inquilino habrá que firmar.

Firmar un contrato de alquiler

Es fundamental redactar y firmar un contrato de alquiler donde queden establecidos todos los acuerdos a los que lleguen tanto el propietario como el inquilino, así como los derechos y obligaciones de cada uno. Lo mejor, es hacerlo con algún profesional que nos ayude a redactarlo y así evitar dobles interpretaciones o malentendidos.

Contratar un seguro de impago de alquiler

Para tener una garantía adicional, es recomendable contratar un seguro de impago de alquiler con el fin de garantizar la protección ante impago o desperfectos causados por el inquilino.

Para evitar tener que gestionar todas estas cosas y alquilar con todas las garantías, lo mejor es poner nuestro piso en manos de una agencia inmobiliaria. En Treshabitat te ayudamos a buscar a los inquilinos ideales para tu inmueble, asesorándote durante todo el proceso para que no tengas que preocuparte por nada.