Lavar la ropa es una de las tareas más habituales del hogar, pero no todo el mundo tiene espacio para poder instalar un cuarto lavadero y poderlo organizar todo en un solo lugar, si este es tu caso, en Treshabitat te vamos a dar algunas ideas para instalar un lavadero con pocos metros.

Dónde colocar la zona de lavado

Lo más habitual es poner la lavadora bien en la cocina o bien en el baño, por lo general, se suele panelar el electrodoméstico para que tenga el mismo frente que el resto del mobiliario y no desentone con la decoración.

En el caso de no tener espacio en ninguna de las dos estancias, lo mejor es comprar una lavadora secadora para no tener que buscar hueco a dos electrodomésticos.

La otra forma de ahorrar espacio es apilar la lavadora y la secadora en una columna. Y aprovechar el espacio vertical con estantes o módulos que sirvan de almacenaje.

Si no hay espacio ni en el baño ni en la cocina, siempre se puede buscar algún sitio alternativo como algún armario empotrado.

Sitio para los productos de lavado

Los productos de limpieza deberían de estar lo más cerca de los electrodomésticos posible para poder tenerlos a mano siempre que los necesites, lo mejor es que sea un cajón extraíble para llegar fácilmente a cualquier producto.

También puede resultar muy útil utilizar una puerta donde puedas instalar cestos metálicos y guardar ahí los productos para lavar.

Dónde tender

Para ubicar el tendedero en el caso de no tener galería o lavadero exterior, hay muchos tipos de tendederos: extensibles o de techo, de pared, abatibles, de poleas o de pie, que podrás elegir dependiendo del espacio con el que cuentes para poder tender.

Una vez seca la ropa y para no dejarla en cualquier sitio, lo mejor es buscar un bonito cesto para poner todo lo que esté pendiente de planchar, aunque lo ideal es no ir acumulando demasiado.