Una gran manera de pasar un sábado puede ser un agradable paseo por esa Barcelona menos conocida. Hoy os queremos explicar cómo llegar a uno de esos enclaves mágicos que hacen de Barcelona una ciudad especial.

Todos tenemos en la mente el skyline de la ciudad de Barcelona, con las torres Mapfre y Arts y desde hace menos años el hotel W.

Hoy os proponemos un viaje al pasado, a la Barcelona de la guerra civil, esa ciudad que también forma parte de la moderna urbe que es hoy en día la ciudad condal.

Vamos a ir hasta el barrio del Carmel y subir el denominado Turó de la Rovira. Allí, se abrirá frente a nosotros, una panorámica increíble de la ciudad de Barcelona. Pisos, casas, parques…. Todo ello enmarcado en el azul del mar.

A parte de las increíbles vistas, esta ubicación nos proporciona un encuentro único con el pasado de la ciudad. Ya que, podremos disfrutar de unos atardeceres increíbles sentados sobre los antiguos bunkers de baterías antiaéreas de la Guerra Civil.

Las obras de restauración empezaron en 2010, y actualmente la zona está totalmente rehabilitada para el disfrute de los visitantes. La entrada es libre y gratuita.

Para llegar al Turó de la Rovira se puede ir caminando o en transporte público. No recomendamos ir en coche ya que el aparcamiento en la zona es escaso.

Si os desplazáis en transporte público, el V17 os deja a cinco minutos de la zona del búnker.

A pesar de que haga buen tiempo, en esta época del año, os recomendamos llevar ropa de abrigo ya que es una zona en la que habitualmente sopla bastante viento y las temperaturas descienden considerablemente, todo ello comporta una sensación térmica muy baja para el visitante.

Nuestro plan perfecto para un fin de semana diferente, en el que descubrimos una Barcelona escondida que nos explica cuentos de guerra.

Fuente imagen: www.equipatgedema.com