Todo el mundo quiere tener una casa decorada a la perfección, correctamente ajustada a los lineamientos estéticos, llena de autenticidad y elementos creativos que sean al mismo tiempo prácticos y económicos. Estas pretensiones toma mayor fuerza cuando se trata de la decoración del dormitorio de los pequeños, ya que esta habitación necesita más vida que cualquier otra, pero también requiere de muchísimo espacio, comodidad y seguridad. Como sabemos que puede resultar bastante complicado hacer síntesis de todos estos indicadores, a continuación te damos una serie de consejos que te ayudarán a decorar el espacio de tus hijos de la mejor manera:

Los colores son de suma importancia
Los fundamentos de la psicología del color determinan que las tonalidades mueven los sentimientos de la gente e influyen en su estado de ánimo. Así que, indudablemente la habitación de los pequeños debe estar dotada de colores muy vivos. Prueba pintando las paredes de colores alternos, algunas blancas y otras amarillas, rojas o verdes. De igual manera, trata de jugar con los accesorios, que sean lo más coloridos y vivaces posibles, esto les dará el tono de felicidad que amerita esta estancia.

Deja espacio para la cesta de los juguetes
Por lo general, la habitación de los pequeños está llena de juguetes regados por todo el lugar, que evidentemente deben tener un sitio de almacenamiento, este es el “guarda juguetes”, que ya se ha convertido casi en un elemento decorativo de las habitaciones y que a la vez funcional. Así que, asegúrate de tener una cesta de juguetes muy bonita y que sea práctica para su función de guardado.

La decoración deberá estar adaptada a su edad
En algunas oportunidades, se toman las habitaciones de los niños como espacio para el almacenamiento de elementos que no quieren ser exhibidos en el resto del hogar, pero que poco tienen que ver con la etapa infantil. Esto sin duda es un gran error, la decoración debe ser proporcional a la edad del niño y debe ir adaptándose de acuerdo a su desarrollo.