El otoño, como estación, tiene sus propias necesidades. Transitamos calles con bajas temperaturas y al regresar a casa solo añoramos una fuente de calor hogareño. Este calor no solo está representado en correctos mecanismos de calefacción, aislantes de buena calidad o chimeneas que avivan la sensación de supervivencia de un fuego atizado, sino en aquellos elementos que hacen más cómodas nuestras salidas y entradas al hogar después de enfrentar un clima agresivo afuera. En otoño, generalmente, cargamos más ropa de lo habitual. Más allá de eso, necesitamos lugar para los paraguas húmedos y una base para reposar los pies después de librarse las pesadas botas de lluvia. A continuación, te daremos cuatro consejos que harán de tu recibidor un lugar idóneo para el otoño.

Un perchero al alcance de la puerta
Al entrar a casa debemos colgar abrigos, bufandas, gorros y un paraguas empapado. ¿Dónde descansarían todas estas cosas de no tener un perchero? Sí, ya sabemos la respuesta: en el suelo, con un charco incluido y haciendo un completo desastre. Por ello, tener un perchero o elementos que ayuden a colgar todas tus prendas te ayudarán a mantener el orden. ¡Y que esté al alcance de la puerta, por favor!

Una pequeña silla para que puedas descalzarte
Si mantener el equilibrio mientras te quitas las botas no es lo tuyo, una silla pequeña cercana a la entrada te ayudará a reducir el exceso de agua en tu piso y te apoyará para descalzarte cómodamente.

Un zapatero para las opciones más cómodas
Después de recorrer calles abarrotadas de gente (y de lluvia), lo único que deseas es tener un calzado más cómodo. Si cuentas con un zapatero después de descalzarte las botas, podrás elegir una opción más cómoda para pasar la noche en casa. Algunos mobiliarios de recibidor cuentan con zapateros incluidos que, además de reducir espacios, tienen diseños muy vanguardistas.

Una alfombra para proteger los pies
Si cuentas con una alfombra suave, podrás llegar a pasar descalza todo el día sin preocuparte de que tus pies se congelen. El frío del piso puede ser sumamente desagradable para las plantas de tus pies y la alfombra correcta los protegerá.