Obtener una hipoteca no es un procedimiento que pueda calificarse como “pan comido”. Además de adentrarnos en rigurosos requisitos burocráticos y demostrar nuestra liquidez para afrontar un crédito, nos enfrentamos a la respuesta azarosa de la entidad en cuestión.

Si este panorama ha eclipsado tus ganas de ser propietario de un inmueble, la economía colaborativa puede ser la solución que estabas esperando. Comprar una casa a través de Crowfunding es una opción que desde hace un tiempo se ha hecho palpable y real. Si han rechazado tu solicitud hipotecaria y aun así quieres realizar la inversión de comprar tu vivienda, pequeños microcréditos podrían estar dispuestos para ti.

El primer paso que debes dar es buscar una plataforma que tenga la disposición de ofrecer financiación colaborativa. Aunque las opciones no abundan, encontrarás las necesarias (Hellomerci y Lanzanos, por ejemplo). Estas plataformas, generalmente, cobrarán 5% de comisión. A partir de allí, podrás exponer tu proyecto de compraventa con todos los detalles requeridos para encontrar a aquella persona que quiera obtener un mejor retorno de sus ahorros.

Aunque el procedimiento no garantiza ser una opción rápida y extremadamente fácil, se sitúa como otra manera de abordar el proceso de compraventa. La financiación colaborativa va ganando terreno ante el monopolio hipotecario que puede representar la banca, generando otra forma de alcanzar tus sueños en una transacción ganar-ganar. No solo podrás comprar tu vivienda, sino que el prestamista podrá generar ganancias a partir del crédito. El requisito indispensable para llevar el proceso de préstamo es que ambas voluntades estén de acuerdo.

¡Haz una exposición de tu proyecto de compra en alguno de estos portales y conoce a personas que estén dispuestas a ayudarte!