Cuando se inicia la búsqueda de un piso y no sabes muy bien ni cómo llegar, ni dónde estará el dueño, si te está esperando o hay cola para ver el lugar, la mejor opción es ir acompañado. Lo cierto es que un compañero de trabajo o tu mejor amiga podrán aportarte apreciaciones estéticas (¡qué bonito es el espacio!), geográficas (¡y queda tan cerca del metro!) pero quizás no te ayudarán a mirar otros detalles importantes como por ejemplo: ¿y qué tal son los vecinos?¿Cómo es la comunidad? ¿Cuáles son las compañías de teléfono disponibles? Si quieres contar con el apoyo de alguien que abra tu perspectiva con respecto a todos los detalles, busca la asesoría de una empresa inmobiliaria.

¿Qué recursos tienen las agencias inmobiliarias y cómo puedes aprovecharlos para escoger el piso ideal?

El don de la investigación:

Como el amigo que sabe encontrar en Internet todos los detalles de tu futuro novio, el agente inmobiliario sabe hacer las preguntas correctas, en el momento exacto, para recabar

la información necesaria que te permita tomar la decisión de alquilar o comprar una vivienda con todos los datos necesarios.

Se preocupa por saber lo que necesitas

Un buen agente inmobiliario, como el amigo, se esfuerza por conocerte. ¿Cuánto es tu presupuesto para emprender este nuevo proyecto? ¿Necesitas un garaje? ¿Dónde puedes estacionar tu bici cuando vuelvas a casa? La mejor parte de esta amistad es que te hará la vida más fácil. No tendrás que encargarte del papeleo, o de los detalles del contrato. Tendrás más tiempo libre para explorar la zona, los lugares cercanos y los detalles con los que decorarás tu nuevo espacio.

Tiene los contactos

La empresa inmobiliaria es como el amigo que conoce a mucha gente y los lugares de moda: según sea tu necesidad escogerá aquellas zonas y espacios que mejor se ajusten a tu gusto, necesidad y posibilidad. Una vez evaluadas las opciones, te ayudará a concertar las citas para acercarte todavía más a la opción ideal.

Te acompaña en la toma de decisiones 

El agente inmobiliario hará las veces de tu mejor amiga cuando estás evaluando a un prospecto amoroso: listará los pros y los contras del inmueble y juntos podrán hacer un balance y tomar una decisión más segura. Evitará, además, que te dejes llevar por la emoción: no te lanzarás a los brazos del primer apartamento que consigas pensando que no existen otras opciones para ti. Las hay y el apoyo del experto te ayudará a controlar la ansiedad.